La crisis sanitaria provocada por el coronavirus COVID-19 han frenado el sector inmobiliario, con una bajada del 24,4% en el acumulado de operaciones de compraventa. En marzo, en pleno estallido de la pandemina, la bajada llegó a ser de un 75%. A partir del confinamiento y la paulatina reactivación del mercado, durante el tercer trimestre del año las operaciones inmobiliarias han ido incrementando mes a mes. Los datos de recuperación positiva en el sector inmobiliario de los últimos meses es un claro indicador de que la vivienda sigue siendo un producto interesante para la inversión.

En España la vivienda ha sido siempre uno de los activos más populares a la hora de invertir. La escasa o nula rentabilidad de los depósitos bancarios y la incertidumbre actual al riesgo en productos tradicionales de inversión como la bolsa, las inversiones inmobiliarias han vuelto a ser una opción atractiva. Desde la opción más habitual de comprar una vivienda para alquilar, hasta comprar una vivienda tanto de segunda mano como de obra nueva sobre plano con la intención de disponer de una residencia a largo plazo sin riesgo a que se devalue.

¿Pero es momento de invertir en vivienda? La situación de incertidumbre actual crea dudas razonables en los inversiones inmobiliarios. Todo parece indicar que el precio de la vivienda bajará durante los próximos meses. Pero esto no quiere decir que precisamente ahora sea el mejor momento para invertir. Muchas ubicaciones, especialmente grandes ciudades y lugares de playa, parecen haber alcanzado la caída máxima esperada dada la poca oferta y gran demanda. Por tanto, ahora es importante tomar posición frente a otros inversores.

Buenas oportunidades de inversión

La inestabilidad provocada por la crisis del coronavirus ha propiciado que algunos propietarios se encuentren ante la necesidad de vender sus inmuebles para obtener liquidez. Generalmente segundas residencias de playa cuya venta permitirá un mayor desahogo a sus propietarios. Esta situación puede ser una oportunidad para aquellos inversores que cuenten con los ahorros suficientes para comprar una vivienda, tanto para uso propio como para obtener rentabilidad en el mercado del alquiler.

Esta opción de inversión sigue generando gran interés. El precio del alquiler ha registrado un aumento del 5% en septiembre de 2020 frente al mismo mes de hace 5 años, según los datos del INE. Uno de los factores claves en la decisión de comprar una vivienda para alquilar es su ubicación. La importancia de una zona consolidada con una demanda constante asegura una inversión rentable en el largo plazo. En el caso de Altea, con una ocupación turística del 97,7% en agosto en plena pandemina, es sin duda uno de los lugares más demandados tanto por los turistas que buscan viviendas de alquiler vacacional, como destino tranquilo y de calidad para quedarse a vivir en una vivienda de alquiler a largo plazo.

comprar casa como inversión

¿Pero es momento de invertir en vivienda? Ahora es importante tomar posición frente a otros inversores.

Demanda de vivienda en claro crecimiento

A pesar de las dudas del segundo trimestre del año en pleno confinamiento, las operaciones de compraventa han ido creciendo paulatinamente en el tercer trimestre. Según los últimos datos publicados por el Consejo General del Notariado, en agosto se registraron un total de 33.201 transacciones de compraventa de vivienda, lo que supone un incremento del 6,8% interanual. Esto indica un escenario positivo para los inversores, haciendo atractiva la compra de vivienda para, por ejemplo, reformarlos y volverlos a vender, teniendo en cuenta que efectivamente existe un interés real por la compra de viviendas.

Hay que tener en cuenta el cambio en los intereses de los potenciales compradores. Después del confinamiento se buscan casas más amplias, con un mayor número de estancias para poder teletrabajar o no vivir “apretados”, con jardines, terrazas y espacios exteriores. Este escenario ha hecho ravalorizar las zonas residenciales de chalets y villas con grandes espacios, rodedadas de naturaleza y cerca del mar.

La vivienda tiene un valor estable

El mercado inmobiliario suele ser estable frente a grandes fluctuaciones económicas respecto a otros sectores. Y es que la vivienda es un bien de primera necesidad, lo que la posiciona como un valor refugio. Los inmuebles, aunque puedan en un momento dado perder valor, siempre acaban recobrando su fuerza tarde o temprano, como ha sucedido en la crisis económica del 2008.

No obstante, cabe destacar que el valor de una vivienda y sus posibles variaciones de precios dependen de otros factores como su ubicación o el tipo de inmueble del que se trate. En este sentido, viviendas unifamiliares en zonas de alta demanda como la Costa Blanca raramente pierden su valor bruscamente.

Asesorarse por un experto inmobiliario

Ante una situación tan compleja como la actual, sea cual sea la inversión inmobiliaria que buscamos, es importante rodearse de asesores expertos que nos orienten de acuerdo con nuestras necesidades. En Ampervillas, inmobiliaria en Altea la Vella con gran experiencia en la Costa Blanca, contamos con asesores inmobiliarios que conocen profundamente el mercado y la zona, que te ayudaran en tu propio idioma en la búsqueda de la mejor inversión en Altea.