Durante el verano, tener una piscina en casa es sin duda muy de agradecer. La piscina se convertirá en el “centro” del jardín durante el verano, un espacio donde refrescarnos en estos días calurosos, disfrutar de eventos y reuniones con amigos y familia en la piscina, practicar natación o poder relajarte y desconectar después del trabajo.

La piscina también invita a decorar el jardín alrededor de ella, buscando una zona donde podamos pasar unos ratos más agradables y descansados. Una pérgola y muebles de jardín, zonas de descanso y de ocio, zonas verdes y árboles alrededor de la piscina, ayudarán a crear un precioso espacio para sacar partido a la piscina.

¿Qué necesito para construir una piscina en Altea?

En primer lugar, si la instalación de la piscina implica realizar movimientos de tierras o cualquier tipo de obra, es indispensable contar con una licencia de obra mayor por parte del Ayuntamiento de Altea. Su coste dependerá del presupuesto de la obra y de los honorarios técnicos del proyecto.

El precio de la construcción de la piscina dependerá de varios factores:

  • Tipo de la piscina.
  • Nivel del terreno.
  • Tipo de suelo.
  • Facilidad de acceso de la grua.
  • Características de las instalaciones y equipos instalados.

En general, la piscina típica de muro de hormigón gunitado, acabado gresite y escalera de obra, estaría entorno a 400€/m2. Por tanto, una piscina de 8x4m de hasta 2m de profundidad, puede rondar los 12.000€. A este precio habría que añadir la licencia de obra para piscina en Altea y el proyecto técnico, que suele rondar los 700€.

El proyecto de construcción de la piscina debe estar elaborado por un arquitecto o ingeniero y aprobado por el Ayuntamiento de Altea, así como certificado de finalización de obra visado por un colegio profesional. En estos documentos se indican:

  • Volumen y superficie,
  • Profundidades máxima y mínima,
  • Método y materiales de construcción,
  • Instalaciones de fontanería y electricidad,
  • Características de los equipos instalados: bombas, filtros de arena, cloradores, etc…

Puedes solicitar la licencia de obra para construir una piscina en Altea aquí.

¿Qué tamaño y forma de piscina son aconsejables?

tipos de piscina en Altea

Lo habitual en las viviendas unifamiliares de Altea es una piscina rectangular de 4x8m

El tamaño de la piscina será una de las principales dudas que tendremos a la hora de construir una piscina en nuestra casa. Lógicamente influirá en su precio de construcción, pero lo habitual en las viviendas unifamiliares de Altea es una piscina de aprox. 8x4m con una profundidad de 1,2m a 1,7m.

Hay que tener en cuenta que la superficie que ocupa la piscina sobre la parcela no computa a efectos del coeficiente de ocupación del suelo, siempre que se trate de una piscina descubierta y su construcción no se realice con un muro de contención superior a 1,5m de altura respecto a la línea del terreno.

La forma de la piscina dependerá de los gustos de cada uno, pero deberemos tener en cuenta las características del terreno. Lo habitual será el clásico modelo de piscina rectangular, con una proporción de 2×1 entre largo y ancho. Se trata de un formato económico y que encaja en la mayoría de terrenos de las viviendas. Derivadas de esta forma rectangular, también podemos encontrar piscinas totalmente cuadradas o en forma de L, T o U. También es muy habitual encontrar piscinas con forma de riñón, y ya menos habituales, piscinas de diseño de forma irregular.

¿Qué tipo de piscinas podemos construir?

En el mercado podemos encontrar numerosos tipos de piscina que podemos instalar en nuestra vivienda en Altea.

Antes de escoger el material, es importante plantar si es mejor una una piscina enterrada o elevada. Lo habitual será una piscina enterrada, ya que se integrará mejor con el jardín, pero cada vez más las piscinas elevadas van ganando terreno, ya que no se necesitan obras ni hacer un hueco en el jardín, y por tanto serán más económicas. En el caso de decantarnos por una piscina elevada, según la normativa municipal de Altea, éstas no deben ser de más de 1,5m de altura.

modelos de piscinas en Altea

La piscina se convertirá en el centro de la casa, especialmente en verano

Según el material hay distintos tipos de piscina:

  • Piscinas hinchables. Desde las más básicas hasta modelos de gama alta. No requieren obra y es muy sencilla su instalación, aunque en alguno modelos es necesaria una depuradora.
  • Piscinas de acero inoxidable. Se instalan mediante paneles modulares pre-formados de acero inoxidable. Su coste es algo inferior a una piscina de obra tradicional, pero al ser acero un material conductor de la electricidad, debe instalarse lejos de aparatos eléctricos.
  • Piscinas de hormigón. Las más frecuentes, conocidas como piscinas de obra. Se construyen y diseñan específicamente para el espacio que ocuparán, siendo muy resistentes y habiendo una gran variedad de modelos, formas y acabados. Seguramente la mejor opción en cuanto a calidad-precio.
  • Piscinas de poliéster reforzado con fibra de vidrio. Formadas por una sola pieza de poliéster reforzado con fibra de vidrio, resinas y un gel que hace que no sean porosas. Se instalan bajo suelo de forma fácil y rápida. Pero siempre deben estar llenas de agua, ya que se trata de un material muy sensible a las condiciones climatológicas.
  • Piscinas de madera. Poco habituales en zonas de costa. Son originales y bonitas, pero tienen poca durabilidad a largo plazo especialmente en zonas como Altea donde hay mucho calor y sol en verano.

¿Dónde situaremos la piscina?

La ubicación de la piscina en el jardín debe realizarse de acuerdo a una serie de factores para aprovecharla al máximo. Recomendamos tener en cuenta 4 factores:

  • Hora de sol. Es recomendable tener en cuenta el trayecto del sol durante el día para que la piscina reciba la mayor cantidad posible de horas de sol.
  • Integración con el jardín y la casa. Escogeremos una zona donde la piscina esté en consonancia con la vivienda y el resto del jardín. Buscaremos una zona donde se pueda acceder a la piscina de manera fácil por todos sus lados, donde muros, verjas o árboles no molesten, y que esté cerca de una puerta lateral de la vivienda, de un apartamento de invitados, de una barbacoa exterior o de una terraza o porche para que sea cómodo su acceso cuando realizamos actividades en el jardín.
  • Privacidad. Buscar una zona que esté protegida de miradas ajenas, alejadas de zonas de paso, muros bajos o puertas de acceso.
  • Dificultades de construcción. También deberemos tener en cuenta las dificultades para su construcción (nivel de terreno, dureza del suelo, facilidad para las instalaciones de fontanería y electricidad), para que los costes no se disparen.

Finalmente, debemos tener en cuenta la normativa de Altea para la construcción de piscinas. Según sus ordenanzas municipales, el vaso de la piscina debe situarse a una distancia a los linderos no menor de 1,5m. Por tanto, debemos estudiar cuidadosamente en qué parte de la parcela podemos construir la piscina para evitar sanciones y aprovechar al máximo su ubicación.

¿Además de la piscina, hay que construir algo más?

construir una piscina en Altea

Si quieres construir una piscina en tu casa en Altea, en Ampervillas te asesoramos sobre los trámites a seguir

Instalar un sistema de depuración para la piscina es obligatorio en Altea, según la normativa local. Esto incluye la bomba de la piscina, el filtro de arena, y todas sus conexiones. Además, en muchas piscinas se instalan sistemas de iluminación o de climatización que requieren equipos adicionales. Y también puede ser interesante disponer de un espacio de almacenaje de todos los productos y materiales de mantenimiento. Por tanto, lo habitual será disponer de una caseta depuradora.

Estas casetas pueden ser de poliester de alta calidad, madera o de obra. En muchos casos puede quedar soterrada a nivel del suelo, pero en otros será necesario una construcción independiente. En esto caso, tendremos que tener en cuenta que esa construcción computará a efectos de ocupación del suelo.

En el caso de las piscinas comunitarias, se deben cumplir requisitos adicionales como por ejemplo la existencia de vallas perimetrales, instalación de duchas o de medidas de prevención contra la legionelosis cuando estas instalaciones son climatizadas.