Altea y la Costa Blanca han sufrido desde el pasado jueves un temporal con fuertes nevadas seguido de intensa lluvia y viento, haciendo estragos por toda la provincia.

Las nevadas, que el pasado jueves cubrieron con un manto blanco localidades cercanas como Confrides, Benimatell, Beniardà o Tárbena, e incluso en menor medida en La Nucía o Callosa, dejaron inusuales imágenes de Sierra Bernia cubierta de nieve. Estas nevadas no se registraban desde hacía muchos años en la comarca, dejando todas las montañas alicantinas como Aitana, la Serrella, uig Campana o Mariola cubiertas de nieve.

Temporal de nieve en Altea Temporal de nieve en Altea Temporal de nieve en Altea Temporal de nieve en Altea Temporal de nieve en Altea Temporal de nieve en Altea Temporal de nieve en Altea Temporal de nieve en Altea

En el interior de la provincia, la nieve caída provocó el corte de numerosas carreteras, haciendo imposible el acceso a poblaciones de montaña como Guadalest, Bolulla, Tàrbena, Castell de Castells o Confrides. La nieve dio paso a un episodio de granizo que cubrió de blanco playas como la de Benidorm.

Tras las nevadas caídas, el fin de semana continuó con los efectos de un temporal de fuertes vientos, oleaje y lluvias, declarando la situación de alerta naranja en poblaciones costeras como Altea.

Las fuertes rachas de viento de más de 100km/hora, y los intensos aguaceros que han castigado toda la costa dejaron destrozos, caídas de árboles, derrumbes de muros, cortes de luz y cierres de carreteras. En Altea se han registrado cerca de 400 litros de lluvia acumulada durante este fin de semana.

Temporal de lluvia y viento en Altea Temporal de lluvia y viento en Altea Temporal de lluvia y viento en Altea Temporal de lluvia y viento en Altea Temporal de lluvia y viento en Altea Temporal de lluvia y viento en Altea Temporal de lluvia y viento en Altea Temporal de lluvia y viento en Altea Temporal de lluvia y viento en Altea

Ya este lunes la situación comenzó a estabilizarse, siendo hora de valorar los daños causados. Este temporal de lluvia y viento ha provocado numerosos destrozos en primera línea de playa y la desaparición de playas y paseos. La nueva playa del Espigó ha sufrido importantes desperfectos, al igual que el puerto de Campomanes, así como todo el cauce del río Algar. A día de hoy continúan cortadas algunas calles de Altea por desprendimientos y caídas de árboles.

El alcalde de Altea, Jaume Llinares, y el presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez, han querido tranquilizar a los alteanos, ya que se “se cuenta con todos los recursos para hacer frente a esta situación de emergencia tanto a nivel municipal como de la Diputación y la Generalitat”.