Comenzamos el nuevo año 2021 haciendo balance del atípico año 2020, con un fuerto impacto en la actividad económica debido a la pandemia de la COVID-19, y pensando en todos los retos y desafíos que hay por delante en el sector inmobiliario.

Un año 2020 excepcional marcado por el coronavirus. ¿Quién iba a decirnos hace un año que íbamos a tener un confinamiento, restricciones de movilidad, un uso habitual de gel hidroalcohólico y mascarilla, aplazar vacaciones a otros países o incluso regiones de España, o evitar reuniones con familiares y amigos? El año que dejamos atrás nos ha dejado una “nueva normalidad” que trataremos de analizar.

¿Qué ha pasado durante 2020, el año de la pandemia, en el sector inmobiliario?

En mayor o menor medida, el coronavirus ha cambiado la forma de vida de todos. El mercado inmobiliario no ha sido ajeno a esta realidad y la actividad también se ha visto alterada. Os damos algunos detalles.

Cambios en las necesidades de nuestra vivienda

El confinamiento que tuvimos que vivir al comienzo de la pandemia nos hizo pasar mucho tiempo en casa. Esas semanas encerrados en nuestra vivienda nos hizo echar en falta espacios más amplios, para teletrabajar, para desconectar, para realizar ejercicio, alejadas de zonas urbanas. En nuestro portal hemos visto incrementado el interés en villas y chalets situados en la Sierra de Altea, con amplias parcelas, piscina, terraza o jardín, cerca de espacios verdes y naturales. Incluso con espacios adicionales como sótanos, buhardillas o incluso apartamentos de invitados para poder ser usados a modo de oficina para el teletrabajo.

Un nuevo impulso en el interés por la vivienda en la segunda mitad del año

La necesidad de buscar una nueva vivienda que satisfaga nuestras necesidades ha hecho despertar con fuerza la demanda por la vivienda. Desde el inicio de la desescalada, el mercado inmobiliario es mucho más dinámico, buscando desde apartamentos cerca del mar con ofertas especiales hasta villas espaciosas rodedadas de naturaleza. Nuestro portal inmobiliario prácticamente se ha duplicado el tráfico a partir del verano respecto al mes de abril con pleno confinamiento.

El sector inmobiliario ha respondido con creces a esta demanda, aplicando todas las medidas de seguridad e higiene anti COVID-19 para que todo el proceso de compraventa sea totalmente seguro tanto para propietarios como compradores. Desde herramientas y plataformas en la nube como Whatsapp Live Chat o documentos digitales, hasta la negociación y formalización de la compraventa en entornos seguros, pasando por la aplicación concienzuda de todas las medidas de seguridad antes, durante y después de las visitas a las viviendas. Hoy por hoy Altea sigue siendo uno de los destinos más seguros ante la COVID-19 con una incidencia muy baja.

Cambios en el mercado de compraventa y alquiler

comprar casa en tiempos de COVID

La pandemia del COVID-19 ha replanteado las necesidades y requisitos a la hora de decidirse por comprar una vivienda.

La incertidumbre a la hora de comprar casa es sin duda en lo que más ha influenciado la situación del coronavirus. Muchos potenciales compradores seguramente tendrán más dudas que antes a la hora de decidirse por comprar una casa y deciden esperar a una posible bajada de precios.

Seguramente muchos propietarios han decicido rebajar estos precios porque tenían cierta urgencia por vender. Pero esto no está siendo una tónica general en el mercado inmobiliario. La mayor demanda en vivienda ha provocado que los precios no hayan experimentado bruscas bajadas. Por el momento los propietarios no necesitan bajar el precio de la vivienda en venta. Las mayores bajadas se producen principalmente como consecuencia lógica tras varios años de subidas ininterrumpidas.

El mercado del alquiler también ha sufrido cambios tanto en el precio como desde el punto de vista de la oferta y la demanda. La pandemia ha provocado que mucha gente ya no busque vivienda para alquilar (bajada del interés del 49% al 44%), sino para comprar (subida del interés del 39% al 43%). A pesar de ello, y aunque muchos propietarios de viviendas vacacionales se han pasado al alquiler residencial, la oferta no es suficiente. Por tanto, los precios del alquiler no han experimentado grandes bajadas.

 

¿Qué se espera que suceda en 2021 en el sector inmobiliario?

La pandemia de la COVID-19 parece haber abierto un nuevo camino en el mercado inmobiliario: mayor interés en comprar vivienda respecto al alquiler, búsqueda de viviendas amplias unifamiliares a las afueras con espacios al aire libre, etc. Las consecuencias de la COVID-19 probablemente se alarguen durante todo este año 2021, donde todos los actores del sector inmobiliario deberán afrontar nuevos retos y cambios para adaptarse a esta situación.

Estabilidad en la compraventa

Noviembre del 2020 marcó un punto de inflexión, recuperando la tendencia a la baja del precio de la vivienda. Tras 11 meses seguidos de bajada, el precio volvió a subir ligeramente un 0,7%. Los factores que han propiciado esta rápida estabilidad son básicamente dos:

  • el crecimiento de la demanda de compra de vivienda después del confinamiento,
  • el sentimiento de propiedad arraigado en España, favorecido también por los altos precios del alquiler.

Es por ello que en 2021 no se esperan grandes caídas en los precios, aunque la tendencia pueda ser inevitablemente a la baja. De hecho, el auge actual por la compraventa puede hacer que los precios registren pequeñas subidas y bajadas durante parte del 2021, especialmente en zonas de playa como la Costa Blanca o grandes ciudades. También se espera recuperar el ritmo de la obra nueva y de la rehabilitación de vivienda usada.

comprar una casa amplia en Altea

Las casas más demandadas son viviendas unifamiliares muy amplias de 3 dormitorios, con espacios al aire libre y en buenas ubicaciones.

Inversión en vivienda

El sector inmobiliario sigue representando un refugio seguro en el que invertir. Ante la poca rentabilidad de los productos de inversión tradicionales, comprar una vivienda como inversión segura y estable sigue siendo una buena opción. Las propiedades más atractivas para invertir serán los viviendas en buen estado, buena ubicación en grandes ciudades o cercanas a la costa, con superficies alrededor de entre 80-100m2 y 3 habitaciones. Este tipo de vivienda es la más buscada por la demanda de alquiler y será rápidamente rentabilizada por el inversor.

Una nueva forma de trabajar en las inmobilias

Las agencias inmobiliarias han debido de adecuar su forma de trabajar para adaptarse a la nueva normalidad impuesta por la COVID-19. La tendencia es conocer las viviendas a través de fotos y vídeos, dejando para el último paso las visitas presenciales. Además, éstas serán muy limitadas, siguiendo todas las medidas de seguridad e higiene pertinentes.

Del mismo modo, será importante la implantación de nuevas plataformas y herramientas de comunicación online, como visitas virtuales, documentación en la nube, firmas digitales, chats, videollamadas. No solo pensando en las medidas de seguridad anti-COVID-19, sino también como forma de flexibilizar y agilizar todo tipo de papeleo y trámites.