¿Tienes tu casa en venta y has recibido varias ofertas? La situación, que es más común de lo que uno se imagina, nos puede hacer dudar entre todas las ofertas sin estar muy seguro de cuál elegir.

Para decantarse por la mejor oferta, es fundamental conocer al posible comprador de la casa y dejarnos asesorar por profesionales inmobiliarios. A veces, una buena oferta puede esconder dificultades que pueden arruinar la operación de venta.

¿Cómo se va a realizar el pago de la vivienda?

Debemos analizar la situación financiera del posible comprador para evitar sorpresas de última hora. Para ello, tendremos que verificar que dispone de todo el importe del precio del inmueble en el tiempo y lugar establecidos, ya sea en efectivo o con un préstamo hipotecario si se financia. Otra cosa a tener en cuenta es el método de pago que se establecerá para realizar la operación.

Siendo cordial y amable con el comprador, nos podrá explicar como respalda la oferta: ya tiene pre-concedida una hipoteca, o aprobado un préstamo, dispone del dinero en efectivo después de haber realizado la venta de su vivienda.

Sabiendo la capacidad financiera del comprador, nos podemos hacer una idea de la “calidad” de la oferta recibida por la vivienda.

¿Por qué desea el comprador mudarse a esta zona?

Conocer si existe alguna razón en concreto para que el comprador esté interesado en la zona nos puede ser útil a la hora de elegir entre diferentes ofertas. Algunos compradores potenciales quieran mudarse por un nuevo trabajo, estar más cerca de la familia o desean esa zona en particular por estar cerca de la playa.

Cuanto más motivación tenga el comprador, mayor será el interés que tenga para cerrar el acuerdo y conseguir la casa de sus sueños.

¿Cuándo se formalizaría la operación?

Es importante poner un plazo para recibir contraofertas y tomar decisiones, y de este modo no alargar la operación de venta.

Como vendedor, podrás elegir la oferta que mejor te convenga en cuanto a fechas. Negociar una fecha para formalizar la operación de compraventa, especialmente si hay otra operación involucrada (el vendedor desea vender la casa para hacerse con otra), es un factor a tener en cuenta a la hora de elegir la mejor oferta.

Es posible que tengamos buenas ofertas pero que se dilatarán en el tiempo o que sean poco probables que se cierren, haciéndonos perder el tiempo. En cambio, ofertas ajustadas al mercado y que se pueden cerrar rápidamente, serán buenas opciones.

¿Cuáles son las condiciones de cada oferta?

Una oferta puede estar condicionada a una serie de obligaciones antes de la entrega de la vivienda, como realizar alguna pequeña reforma, sanear algún desperfecto o incluir en la oferta los muebles de la vivienda. Todo esto debe estar claro para ambas partes antes de decidirse por la mejor oferta.

Al vender la casa, debemos asegurarnos de que ambas partes comprenden y han tenido en cuenta todas las circunstancias que conlleva la operación. Ambas partes deben tener claras las distribuciones de los gastos derivados de la operación.

asesor inmobiliario

Un asesor inmobiliario te ayudará a decidirte entre todas las ofertas

El comprador estará obligado a pagar una serie de gastos posteriores a la venta, como son los gastos de notaría para la escritura de compraventa, la inscripción en el Registro de la Propiedad y su Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (IAJD), y el Impuesto de Transmisión Patrimonial (ITP) en viviendas de segunda mano o IVA en viviendas de obra nueva.

Del mismo modo, el vendedor deberá hacerse cargo de la Plusvalía municipal, los gastos de cancelación de su hipoteca si la hubiera o el IRPF en la próxima declaración de la Renta.

Lo habitual es indicar todas las condiciones de la oferta, incluido el precio, forma y fechas de pago, en un precontrato de compraventa o de arras, donde ambas partes quedan obligadas a realizar la operación a través de una señal a cuenta del precio de venta. El contrato más habitual es el de arras penitenciales, donde el comprador perderá la señal si la operación finalmente no se realiza por su culpa, y si es por culpa del vendedor, este habrá de devolverlas duplicadas.

Un consultor inmobiliario con experiencia será capaz de aclarar, calcular y conseguir un buen trato para ambas partes, en una operación tan importante como delicada como es la compra-venta de una vivienda.