Este próximo sábado 12 de agosto, por la noche, tendrá lugar el esperado Castell de l’Olla, que este año cumple su 31 edición. Este castillo de fuegos artificiales nocturno está considerado como uno de los espectáculos pirotécnicas más espectaculares del Mediterráneo.

Cartel de l'Olla AlteaEste evento congrega a más de 50.000 personas el segundo sábado de agosto por la noche en la playa de la Olla de Altea para disfrutar de uno de los castillos de fuegos artificiales más espectaculares del Mediterráneo, lanzado este año por la pirotécnica Ricasa. Los asistentes se reúnen tanto en tierra, en sus playas y calas cercanas para disfrutar de un baño y una cena al aire libre antes del espectáculo, como por mar, en alguna embarcación fondeada en la preciosa bahía de Altea.

Para garantizar la seguridad del espectáculo, más de 200 efectivos entre Protección Civil, Policía Municipal, Cruz Roja, Guardia Civil del Mar y Cuerpo de Bomberos, velarán por la seguridad en la noche del Castell de l’Olla.

Debido al gran número de asistentes que se desplazan en vehículo y la gran concentración de personas en la misma zona, se ampliarán las zonas de aparcamiento, se ubicarán accesos de peatones entre Villa Gadea y el río Algar, y se habilitará un servicio especial de trenes para evitar mayores colapsos en la carretera N-332.

aparcar Olla Altea

¿Pero cómo comenzó el Castillo de la Olla? En 1987, un grupo de jóvenes alteanos, integrantes de la comisión de fiestas en honor a San Lorenzo, patrón de la partida de La Olla de Altea, rindió un homenaje al fallecido pirotécnico local Blas Aznar, conocido como el tío Blai “el coheter”, disparando desde la playa un castillo de fuegos artificiales. El éxito fue tal que los propios vecinos se animaron a continuar la tradición y fundaron la Cofradía del Castell con la idea de reunir los fuegos artificiales con la cultura.

31 años después, el Castillo de la Olla se ha convertido en uno de los eventos pirotécnicos más importantes del Mediterráneo, siendo el único que se lanza desde el mar.

Además del propio castillo, la noche ofrece mucha diversión a los asistentes, con música y espectáculos al aire libre en la zona de Villa Gadea y l’Olla. Los restaurantes y chiringuitos de las playas y calas de Altea organizan cenas para esa noche. Además, empresas náuticas de Altea también organizan salidas para disfrutar de una noche especial a bordo de un barco fondeado en la bahía de Altea.

En definitiva, una noche única y especial para disfrutar de uno de los mayores espectáculos de la Costa Blanca.