Seguro que has oído hablar el concepto de “Home Staging”, la técnica de marketing inmobiliario que cada vez cobra más fuerza. Home Staging significa literalmente puesta en escena de la casa. Esta técnica trata de “pensar en una casa como en un producto”, tal y como la define Barb Schwarz, la pionera de esta técnica nacida en Estados Unidos allá por los años 70 y que desde hace unos años lleva introduciéndose en España como una técnica de venta eficaz.

Al igual que cuando ponemos un coche a la venta le realizamos una puesta a punto, ¿por qué no preparamos la vivienda para que se venda lo más rápido posible y al mejor precio?

El Home Staging trata de mostrar al posible comprador todo el potencial de la casa, situándola en un espacio acogedor donde es mucho más fácil imaginarse viviendo en ella. Cuanto mejor esté presentada la casa, más clientes potenciales conseguiremos para visitarla y por lo tanto más posibilidades de venderla. A grandes rasgos, esta técnica utiliza la decoración, iluminación, estilismo y fotografía para presentar de forma atractiva la vivienda a los clientes potenciales. Te contamos algunos detalles que debes tener en cuenta para aplicar estas técnicas:

1. Preparar la casa para que luzca

El Home Staging consiste en cuidar todos los detalles para conseguir una buena impresión. Decoración y muebles viejos, cortinas raídas, desconchones y humedades en paredes, baldosas que bailan, etc. Hay que cuidar cualquier detalle que pueda cautivar o ahuyentar a los compradores.

No existe una receta única, pero una buena parte depende de la experiencia y estilo de un profesinal inmobiliario, teniendo en cuenta las características de la vivienda y el perfil de posible comprador según la zona y el precio de la casa. Algunas reglas de oro son:

  • Despersonalizar las estancias
  • Ordenar y despejar el espacio
  • Limpiar y pintar
  • Reparar desperfectos
  • Armonizar los ambientes de la casa

2. Muebles y decoración básica

Si la vivienda está desocupada o o con muebles viejos y feos, hay que valorar la posibilidad de colocar mobiliario nuevo, incluso de forma temporal para recibir visitas. De igual modo que en las promociones de obra nueva se mostraban viviendas “piloto” totalmente amuebladas y nuevas para que el posible comprador pueda hacerse una idea de cómo sería la vivienda y del espacio disponible.

En el caso de las viviendas de lujo, estos muebles y decoración deberán estar a la altura de la casa y en consonancia con el nivel adquisitivo del posible comprador. Para vender este tipo de viviendas, es posible que necesitemos recurrir a un decorador profesional.

Si no podemos invertir mucho en muebles y decoración, los textiles pueden ser un gran aliado para cambiar el aspecto de una casa. Cambiando simplemente las cortinas, cojines, ropa de la cama o toallas de los baños conseguiremos un cambio sustancial en la casa a un precio económico.

3. Limpieza de la vivienda

Aunque parece obvio, el primer paso es hacer una buena limpieza a fondo. Todo debe estar impoluto y limpio cuando se reciba una visita interesada en la casa. Esto incluye cualquier elemento que nos pudiéramos imaginar: interruptores, grifos, altillos, ventanas, lámparas, armarios, estanterías, electrodomésticos, rincones, balcones, terrazas, jardines, recibidores, ..

Todo debe estar ordenado y limpio para conseguir que la visita se vaya con buena sensación. Antes de recibir al posible comprador de la casa, debemos hacer una revisión final: vaciar las papeleras, apagar la televisión, dar un repaso rápido a la limpieza, bajar la tapa del inodoro, dejar algunas luces encendidas, o recoger cualquier objeto como bolsos u chaquetas.

4. Reparar desperfectos en la vivienda

Antes de recibir las primeras visitas interesadas en la casa, debemos revisar que no haya ningún desperfecto, como una puerta que no cierra correctamente, un grifo que no gotea, una humedad en la pared, etc.

Realizar unas mejoras básicas en la vivienda le añadirán valor y pueden ayudar a conseguir una venta por un precio más atractivo. Es muy probable que la inversión compense esa pequeña reforma.

5. Despersonalizar la vivienda

la decoración neutra ayuda a vender una casaUn posible comprador de la casa quiere visualizarse viviendo en ella, no conocer la vida de los propietarios. Deben retirarse todas las fotos personales, retratos de bodas y comuniones, imanes de la nevera, recuerdos de viaje, enseres personales y muchos objetos decorativos. Esta despersonalización debe cuidarse especialmente en el salón, cocina y baño.

6. La primera impresión es la que cuenta

Según los expertos en Home Staging, la primera opinión que se hace un potencial comprador sobre una casa se forma en los primeros 15 segundos de una visita. Por tanto, es imprescindible cuidar al máximo esta primera visita y dar una imagen atractiva que no ahuyente al comprador. Tiene que crearse un amor a primera vista.

Más de un 70 % de los compradores de vivienda comienzan buscando su casa a través de Internet, por lo que es importante contar con buenas fotos realizadas por un fotógrafo profesional. No hay nada más horrible que ver en un portal inmobiliario fotos desenfocadas, mal encuadradas, o la típica foto del dormitorio con el reflejo del fotógrafo en el espejo.

7. Ordenar y despejar las estancias

Antes hemos hablado de ambueblar la vivienda con un mínimo de mobiliario lo más neutro posible. El objetivo es que el comprador se haga una imagen de cómo queda la casa con muebles, pero que pueda imaginarse con sus propias ideas decorativas.

Simplificar es fundamental. Debemos retirar todo aquellos objetos que sobren, asegurando que haya espacio suficiente para que pueda realizar la visita sin agobios. Por supuesto, no debemos tener ropa por toda la casa, el baño lleno de enseres de limpieza o el salón con los libros de los niños.

8. Colores y decoración neutra

despersonalizar la casa ayuda a venderla anteCuando tenemos la vivienda a la venta, debemos hacerla lo más atractiva posible al mayor número de clientes potenciales. Por tanto, debemos evitar gustos personales, especialmente colores estridentes. Lo mejor es pintar la casa de blanco o de colores claros, con muebles y decoración de líneas rectas que destaquen más bien poco.

Podemos dar un toque natural con pequeños detalles como un cesto con fruta fresca en la cocina o una planta en el recibidor, siempre tratando de mostar el espacio más habitable.

9. Iluminación y olores

La iluminación natural le dará a la vivienda un aspecto agradable y luminosa, así que debemos de aprovechar al máximo la luz natural. Debemos revisar que todas las bombillas de la vivienda funcionan correctamente.

Por otro lado, hay que acabar con cualquier mal olor que pudiera presentar la casa. Desde el olor de tabaco o de animales domésticos, hasta olores de desagües, de la cocina o de la basura que no ha sido sacada. Si es necesario podemos recurrirse a algún ambientador de fragancia suave.