Elegir qué casa comprar es una decisión difícil, en la que intervienen numerosos factores. Uno de estos factores, que cada vez cobra más protagonismo, es la orientación de la vivienda para poder sacar un mayor provecho del sol durante todo el día y en todas las estaciones. Además de buscar una vivienda más luminosa, también trataremos de ahorrar en calefacción y aire acondicionado, buscando la mejor orientación de la casa.

Hay que tener en cuenta que no serán las mismas necesidades, desde el punto de vista térmico, en una casa situada en una zona fría, como el norte de España, que una zona más templada como la Costa Blanca y Altea. Y como tampoco hará la misma temperatura en invierno que en verano, o entre la mañana y la tarde, la distribución de las estancias de la vivienda dependiendo de la orientación favorecerá un mejor aprovechamiento térmico.

Si queremos tener un buen confort térmico sin tener un elevado consumo energético, debemos tener en cuenta hacia dónde se orienta la vivienda. Debemos conocer de qué lado sale el sol en la zona donde queremos comprar la casa y estudiar la distribución de las estancias, para aprovechar mejor la temperatura del sol.

Según la orientación, tenemos:

Casas orientadas al norte

orientación norte de la casaLa radiación solar no incide de forma directa, de manera que sólo recibe algo de sol a primeras y últimas horas del día durante los meses de verano. En el caso de tener esta orientación, la vivienda necesitará un mayor gasto en calefacción durante el invierno. Para ahorrar en la factura, deberemos invertir en un buen aislamiento térmico y dedicar las estancias más expuestas al frío a usos esporádicos, como la cocina o el despacho. Podemos ahorrar hasta un 30% de energía mejorando dicho aislamiento, con puertas y ventanas con aislamiento térmico reforzado, ventanas con doble acristalamiento o cerramientos aislados térmicamente.

Por tanto, la orientación norte en la vivienda no suele ser la más óptima para la mayoría de climas en España, incluida la Costa Blanca. A pesar de sus inviernos templados y suaves, es habitual pasar algunas semanas con “olas de frío” donde bajan las temperaturas mínimas por debajo de los 10ºC.

Casas orientadas al sur

orientación sur de la casaLa radiación solar da todo el día durante el invierno, primavera y otoño. En verano sólo en las horas centrales del día, justo las más calurosas. Para evitar este calor en verano y un mayor gasto en aire acondicionado, podemos instalar un toldo o estores en las ventanas, que reducirán la temperatura entre 2ºC y 3ºC.

Por tanto, la orientación sur es excelente orientación durante los días más fríos. En zonas como Altea, con una temperatura media anual de alrededor de 19ºC, suele ser una buena opción, aunque hay que tener en cuenta el gasto en aire acondicionado, instalando sistemas de ahorro energético para el verano.

Casas orientadas al este

orientación este de la casaLa radiación solar incide en la casa desde que sale el sol hasta el mediodía, acumulando el calor durante el día y liberando ese calor durante la tarde-noche. En verano, la casa no sufrirá las horas más calurosas del día y, en invierno, el sol de la mañana limitará el uso de la calefacción a contadas horas durante la tarde. En verano, si ese calor de la mañana es muy grande, podemos proteger la casa con cortinas y estores.

Por tanto, la orientación este es una buena opción para la mayoría de viviendas en Altea y la Costa Blanca, pues no hay un gran gasto energético y tendremos un aceptable confort térmico durante todo el año.

Casas orientadas al oeste

orientación oeste de la casaLa radiación solar incide en la casa desde el mediodía hasta el atardecer. Por lo tanto, no acumula calor durante el día para pasar un invierno más confortable y recibir el sol en las horas de más calor, lo que supone un coste energético en aire acondicionado en verano.

Por tanto, la orientación oeste no es la mejor opción en las viviendas de Altea y la Costa Blanca. En invierno y climas fríos no se notará un mayor consumo energético, pero en climas templados, gastaremos excesivo aire acondicionado en verano, ya que todas las estancias absorben calor durante el día.