Hace unos días, la provincia de Alicante y gran parte del sureste español padecieron los efectos de la gota fría o DANA (depresión aislada en niveles altos), causando graves inundaciones, desbordamientos de ríos, cortes de carretera y graves desperfectos en viviendas y vehículos.

Se estima que aproximadamente 20.000 asegurados han sido afectados por los efectos del reciente temporal en el Levante, y la pregunta más repetida es si el seguro del hogar se hace cargo de todos los daños o su dependerá del tipo de póliza contratada con el seguro.

Al tratarse de una situación de riesgo extraordinario, los daños causados por estos graves fenómenos atmosféricos quedan cubiertos un organismo público llamado Consorcio de Compensación de Seguros, pero es necesario contar con un seguro del hogar para poder acceder a estas indemnizaciones.

¿Qué es una situación de riesgo extraordinario?

Según el Reglamento de seguro de riesgos extraordinarios publicado en el BOE, los daños “causados por fenómenos de la naturaleza atípicos y dañinos, desde huracanes, terremotos o inundaciones”, como ha ocurrido este mes de septiembre con esta gota fría, quedan cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS). Estos riegos también contemplan “los daños causados por actos de terrorismo, tumulto popular, actuaciones de las fuerzas armadas, etc”.

El Consorcio de Compensación de Seguros es una entidad pública del Ministerio de Economía que trabaja en colaboración con las compañías aseguradoras, cubriendo los daños causados por estos riesgos extraordinarios en viviendas y vehículos.

¿Qué cubren los seguros de hogar ante fenómenos atmosféricos?

Sin embargo, esto no quiere decir que el seguro de hogar no sea necesario. El Consorcio de Compensación de Seguros sólo cubre los daños si se tiene una póliza, por lo que si la vivienda no está asegurada, habría que esperar a las ayudas nacionales o regionales.

inundaciones en Altea

El puente de Garganes en Altea es habitual que quede inundado durante estos episodios de gota fría.

Si la vivienda tenía contratado un seguro del hogar que cubran los daños causados por fenómenos atmosféricos, habitualmente será la aseguradora quien se haga cargo de la indemnización. Posteriormente el Consorcio de Compensación de Seguro compensará a la aseguradora por dicha indemnización.

Las coberturas habituales suelen cubrir el contenido (muebles, electrodomésticos, etc), el continente (puertas, ventanas, etc), y contingentes como incendios, robos y daños causados por fenómenos atmosféricos como la lluvia, la nieve, el granizo o el viento.

En cualquier caso, asegurar una vivienda no es obligatorio, aunque sí muy recomendable. Al menos, es contar con el Seguro de Responsabilidad Civil, que cubre al asegurado y a su familia ante cualquier pago por daños que provocado a terceros derivado de su vivienda. En estos casos de graves inundaciones, puede suceder que se caiga un muro o se rompa una ventana causando daños a terceros.

Por tanto, contar con un seguro del hogar es la manera más sencilla, segura y rápida de recuperar lo perdido.

¿Cómo hay que actuar en estos casos?

En el caso de contar con un seguro del hogar, es necesario dar parte a la compañía de seguros o directamente al Consorcio de Compensación de Seguros.

Ante estos casos extraordinarios, las compañías aseguradoras suelen habilitar canales específicos para atender los daños y solicitar las indemnizaciones. Se necesitan los datos de la póliza, además de datos personales como el DNI, NIF, dirección y teléfono, además de una cuenta bancaria para recibir la transferencia de la indemnización.

Siempre es importante recopilar pruebas o informes (policiales, de bomberos, meteorológicos, etc) o incluso aportar testigos para evitar problemas para el pago de la indemnización. Y si se reparan los desperfectos por urgencia antes de la visita del perito, es recomendable contar con los recibos de las reparaciones, además de realizar fotografías para acreditar los daños.

Si no se cuenta con un seguro del hogar, o la póliza contratada no cubre los desperfectos de fenómenos atmosféricos, no todo está perdido. En los casos de que se declare zona catastrófica de emergencia social por un fenómeno natural extraordinariamente adverso, se tendría acceso tanto a ayudas del Estado como de instituciones regionales o locales, aunque es habitual esperar varios meses para recibir estas ayudas.