Cuando nos planteamos comprar una casa, nos hacemos muchas preguntas. En qué zona vivir, el tipo de casa, el número de dormitorios, cuánto estamos dispuestos a gastar, o si buscamos alguna característica concreta como un chalet con piscina y jardín, una casa con garaje o sótano o un apartamento con vistas al mar cerca de la playa.

En todo este proceso de búsqueda y compra de la casa de nuestros sueños, a menudo hay que sortear obstáculos, en forma de dificultad para encontrar la casa perfecta, dudas sobre su idoneidad, inconvenientes para identificar problemas en la vivienda, negociaciones complicadas y agotadoras, o papeleo y contratos farragosos.

Desde Ampervillas, inmobiliaria con más de 35 años de experiencia, queremos ayudarte en todo este proceso, a través de esta pequeña guía para comprar casa sin complicaciones, donde resolveremos las dudas más habituales de nuestros clientes.

En primer lugar hablaremos de la eterna duda entre decirse por una vivienda en alquiler o comprar una casa. Ambas opciones tienen sus ventajas e inconvenientes, y la decisión final dependerá de cada situación particular.

España es sin duda un país de compradores. El 84% de los españoles reside en una vivienda en propiedad, aunque cada año el porcentaje de propietarios desciende levemente con respecto a los que deciden vivir de alquiler. Este crecimiento del alquiler destaca principalmente en grandes ciudades, con una escasa oferta y un alto precio de la vivienda.

Comprar una casa es una de las inversiones más importantes, por lo que es una decisión que debe estudiarse detenidamente. Desde el punto de vista económico, probablemente comprar una vivienda en propiedad es una buena elección a largo plazo, ya que al final terminan por amortizarse los gastos, además de disponer de una propiedad como bien de inversión. Unido a un mercado con precios de la vivienda “razonables” y unos tipos de intereses en las hipotecas bastante bajos, hace que en muchas ocasiones resulte más barato vivir en propiedad que de alquiler.

Por otro lado, la opción de una vivienda de alquiler puede ser una buena opción especialmente en el corto y medio plazo. Principalmente nos evita un fuerte gasto inicial y otros gastos como impuestos, reparaciones, mantenimiento, además de permitirnos más flexibilidad a la hora de cambiar de casa según las circunstancias (cambios de trabajo, una familia que crece, necesidad de más o menos espacio en casa, etc.). Pero por otro lado, dependeremos de un mercado del alquiler que últimamente está registrando cambios al alza en el precio, además de la necesidad imperiosa de tener una buena relación con el propietario.

elegir casa perfecta

En definitiva, la decisión de comprar una casa o vivir de alquiler dependerá de cada circunstancia, valorando las ventajas e inconvenientes de cada opción, tanto a corto plazo como a largo plazo.

Ventajas de vivir de alquiler

  • se puede acceder más fácilmente a una vivienda con las características que mejor se adapten a nuestras necesidades cambiantes (ubicación, tamaño, servicios, etc.).
  • las gestiones y el papeleo son mínimas, sin hipotecas, registro de la propiedad, escrituras, etc.
  • la decisión es más ágil.
  • si te equivocas de vivienda es más fácil cambiar de casa.
  • no se necesita disponer de ahorros ni de grandes cantidades iniciales.
  • el mantenimiento y los gastos habituales de una vivienda generalmente corren por cuenta del propietario.

Inconvenientes de vivir de alquiler

  • la permanencia en la casa dependerá de que el propietario renueve el contrato.
  • realizar obras o reformas requiere el permiso del dueño.
  • tienes una relación obligada con el propietario y dependerás de sus condiciones y normas (tenencia de mascotas, fechas de pago del alquiler, renovaciones del contrato).
  • pierdes los gastos de cualquier instalación que realices en la vivienda (eléctrica, telefónica, gas, fontanería, etc.)
  • pierdes la inversión realizada en arreglos o reformas en la casa.
  • alquilar una casa no es una inversión.
  • el propietario puede subir el precio del alquiler con el IPC o en la renovación del contrato.
  • suele haber una penalización económica si dejas la casa antes de la finalización del contrato.
  • en el futuro, la pensión puede no llegar a cubrir el alquiler.

Ventajas de comprar una vivienda

  • ser propietario de una vivienda da seguridad y estabilidad.
  • puedes hacer las obras y reformas que deseas e invertir sin miedo para mejorar la vivienda y aumentar su valor.
  • puedes decidir tener la vivienda vacía, vivir en ella o alquilarla, según tus circunstancias.
  • no tienes que dar cuentas a un propietario.
  • puedes decorar y amueblar la vivienda a tu gusto.
  • una vivienda en propiedad es un buen producto de inversión y ahorro, mejor incluso que muchos productos bancarios, ya que generalmente se revaloriza con el tiempo y al final la casa será tuya.
  • el importe mensual por la compra de una vivienda con hipoteca puede suponer casi lo mismo que un alquiler.
  • comprar una vivienda tiene ventajas fiscales.

Inconvenientes de comprar una vivienda

  • la decisión de compra es mucho más complicada.
  • en el proceso de compraventa hay que hacer muchas gestiones y papeleo, como la formalización de la hipoteca, gestoría, notario, cambio de suministros, etc.
  • todas estas gestiones tienen gastos añadidos, como el IVA, el impuesto de transmisiones patrimoniales, apertura de hipoteca, registro, hacienda, escrituras.
  • hay que contar con un fuerte desembolso inicial, y a menudo solicitar una hipoteca con el consiguiente gasto en intereses.
  • todos los años debemos afrontar una serie de gastos, como el IBI o los servicios de recogida de basuras.
  • al comprar una casa de segunda mano generalmente realizaremos reformas y obras.
  • como propietarios de una vivienda, se tiene la responsabilidad civil de los daños del inmueble.
  • el mantenimiento y cualquier arreglo de la vivienda corre a nuestra cuenta.
  • puede haber gastos de comunidad.
  • hay que contar con los gastos de un seguro de la vivienda.