Durante estos meses, estamos lanzando una guía para comprar casa, centrando cada publicación en algún detalle que cómo comprador debes tener en cuenta. La compra de una casa es una de las principales inversiones que realizamos, por lo que cualquier sugerencia puede ser clave para el éxito de la operación. Ya tenemos claro el tipo de vivienda que nos gustaría encontrar, la zona que más nos gusta y el presupuesto que vamos a tener.

Es posible que con esta información ya tengamos un listado amplio de viviendas a la venta en la zona que nos cuadran en presupuesto y tipo. Seguramente será una lista extensa, que podemos reducir si tenemos claro exactamente qué detalles son imprescindibles para nosotros. ¿Buscas una villa con piscina? ¿Un apartamento con vistas al mar? ¿La casa tiene que tener al menos 3 dormitorios? ¿El garaje cerrado es fundamental? ¿La cocina debe ser amplia? Son elementos “must have” de la vivienda que necesariamente queremos que disponga.

Detalles de la vivienda imprescindibles

Para acotar estas viviendas a la venta que nos interesan, podemos hacer una lista de exactamente todo lo que queremos que sea imprescindible. Te servirá para preguntar antes y evitar desplazamientos innecesarios y para llevarla contigo cuando vayas a visitar las casas seleccionadas. Lógicamente, no todos estos detalles tendrán la misma prioridad. Puedes marcar 3 niveles de exigencia:

  • aquellos detalles que son si o si imprescindibles,
  • aquellos detalles importantes,
  • aquellos detalles que te gustarían pero podrías vivir sin ellos.

Organiza estos datos para ayudarte a descartar viviendas de ese primer listado. Ahora podrás centrarte en visitar aquellas viviendas que más te interesan y que cumplan con todo lo imprescindible. Algunos de estos detalles son:

examinar detalles de la vivienda

A la hora de decidirse por una vivienda, los detalles son los que marcarán la diferencia.

  • El espacio y la distribución general de la casa: número de habitaciones y de baños, la superficie de cada estancia, la presencia de ventanas exteriores en las habitaciones, pasillos, recibidores, estancias de paso, zonas de almacenamiento como armarios empotrados y trasteros.
  • La orientación de la vivienda: Las viviendas exteriores o unifamiliares reciben normalmente más luz natural y son más luminosas. Por otro lado, se suelen valorar más las viviendas orientadas al sur por la calidad y cantidad de la luz natural.
  • Las calidades de la construcción y los acabados: garantía de seguridad, solidez y calidad. Debemos fijarnos en la pintura, baldosas, estado del suelo y pinturas, zócalos, molduras, etc.
  • El estado de conservación de la vivienda: en la primera visita debemos prestar especial atención a la estructura del edificio y la vivienda, fijándonos en posibles grietas o humedades.
  • Instalación de agua: hay que comprobar que los grifos puedan abrirse simultáneamente sin que pierda presión de agua. Y que el sistema de agua caliente se adapta a lo que necesitas (gas natural, eléctrico, butano, propano, etc.).
  • Instalación de gas: si es gas natural, propano o butano, cumpliendo con la normativa oficial y los respectivos controles y revisiones.
  • Instalación eléctrica: comprobar el cuadro eléctrico y sus fases, los enchufes para electrodomésticos, calefacción, aire acondicionado y asegurarse de que tienen toma de tierra.
  • Calefacción y aire acondicionado: Comprobar qué tipo de calefacción dispone la casa (eléctrica, propano, butano, suelo radiante, solar, central o individual). Si el aire acondicionado está preinstalado o ya instalado, y si el sistema es autónomo o centralizado. Si la potencia es adecuada para los m2 y la orientación de la habitación a climatizar.
  • Puertas y ventanas: Comprobar qué proporcionen la suficiente luz, ventilación, visibilidad y aislamiento térmico y acústico para su comodidad y para ahorro de energía.

Estos detalles los podemos chequear en una primera descripción de las viviendas que nos interesan, preguntando al propietario o a la agencia inmobiliaria antes de formalizar el interés. Pero algunos de estos datos sería conveniente comprobarlos en una primera visita a la vivienda.